miércoles, 25 de septiembre de 2013

¿Hasta dónde está dispuesto a confiar en “la nube”? (Efecto de dependencia también en proyectos de automatización)


Es evidente que hay una tendencia en la actualidad a contratar servicios operados en “la nube” o expresado más claramente, a hacer uso de servicios informáticos alojados en servidores remotos conectados a Internet. El mundo de la automatización no es ajeno a esta inclinación y vemos una oferta creciente de soluciones en este sentido para conectar equipos industriales (como PLC’s) para aplicaciones de adquisición de datos, telecontol o teleasistencia. Las ventajas parecen evidentes: implementación rápida y sencilla, sin inversión en hardware (como servidor), actualizaciones automáticas y costes de servicio reducidos o en algunos casos hasta gratuitos. Así, los fabricantes de maquinaria pueden ofrecer sin complicaciones los valores añadidos derivados de conectar sus equipos a Internet. 


No obstante, no hay que olvidar que al contratar este tipo de soluciones generamos una relación de dependencia del proveedor y que el servicio ofrecido al cliente final por el fabricante de maquinaria será un reflejo de la disponibilidad y calidad del servicio ofrecido por el administrador del servidor remoto. El tiempo de respuesta ante un fallo o incluso el conocimiento de la profundidad del mismo queda fuera de la capacidad de reacción del fabricante. 

En este sentido hay que destacar también el riesgo que se asume frente a la desaparición de la compañía responsable del servicio en la nube. Dado que en muchos casos las soluciones ofrecidas son propietarias y no basadas en estándares, una desconexión definitiva del servidor implicaría una inutilización inmediata y permanente de todo el hardware de él dependiente.

Si usted tiene o está evaluando a un proveedor de este tipo, ¿cómo ve su salud empresarial de aquí a 5 años? ¿y a 10? El nivel de confianza que usted tenga en la continuidad de su proveedor es directamente, en el mejor de los casos, la confianza que deposita en el correcto funcionamiento de los equipos usted fabrica apoyándose en “la nube”.

Puede que en algunos proyectos, ciertamente la opción más razonable sea el “cloud computing” o la virtualización, pero no siempre ha de ser así. No debemos ser esclavos de una moda.

En muchos casos valdrá la pena valorar soluciones que no dependan de terceros como la mostrada aquí http://goo.gl/TlwxZh, basada en estándares, de sencilla implementación y con hardware de coste contenido. Bajo este entorno, todo la salud de un proyecto seguirá dependiendo en exclusiva del fabricante/integrador.

Así que como fabricante que se juega el prestigio en cada operación, 
¿hasta dónde está dispuesto a confiar en “la nube”?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cookieassistant.com