miércoles, 25 de septiembre de 2013

La curiosa analogía del autómata programable y Memento. Sí, la película. (Consejos para PLC's desmemoriados)


Para los que hayan disfrutado de la película Memento (Chistopher Nolan, año 2000) recordarán a su sufrido protagonista y su incapacidad para retener recuerdos a corto plazo. Haciendo un desenfadado ejercicio de comparación, podemos aprovechar su desdichada situación para poner de manifiesto una característica común a la mayoría de PLC's: la existencia de diferentes tipos de memoria. 



El resuelto Guy Pearce, el amnésico protagonista, tenía perfectamente disponibles sus recuerdos a largo plazo, los encargados de moldearle como persona, SU PROGRAMA. No obstante, era incapaz de retener los nuevos acontecimientos o VARIABLES actuales. Algo parecido puede sucederle a nuestros autómatas al quitarles la alimentación si no tomamos las precauciones adecuadas. Normalmente, la memoria de programa está a salvo en una robusta EEPROM, no sucediendo lo mismo con las volátiles variables de trabajo (RAM). Por suerte, disponemos de varias opciones a nuestra disposición para poner un adecuado remedio (tatuar los registros en nuestro cuerpo no se contempla... de momento). 


1. La batería. Todo un clásico. Mientras tenga carga, no habrá de qué preocuparse. El mayor inconveniente será estar pendientes de su mantenimiento o sufrir un comportamiento impredecible del equipo al agotarse su vida. Es recomendable activar la función de aviso de batería baja. 



2. Batería auto recargable. Los PLC de la serie T dentro de la gama FP0R de Panasonic disponen de una batería interna libre de mantenimiento que se recarga mientras el autómata está alimentado y que proporcionará, estando a plena carga, una retención de las variables de hasta 50 días sin alimentación. 



3. Memoria de variables no volátil sin batería. También dentro de la gama FP0R encontramos la gama F que se caracteriza por tener una memoria del tipo FRAM para sus variables y que las habilita como retentivas sin necesidad de batería. Al igual que en el caso anterior, nos podemos olvidar del mantenimiento. 



4. Escritura en EEPROM. Todos los PLC’s de Panasonic incorporan 2 útiles funciones, la F12 y P13. Estas funciones escriben y leen respectivamente de la EEPROM el área de memoria de datos que especifiquemos. De este modo podemos salvaguardar las variables sin necesidad de respaldo de batería. En este caso debemos tener en cuenta el límite de ciclos de escritura que ronda los 10.000. 



Múltiples son las opciones disponibles, elegid en cada caso la que mejor se adapte a vuestras necesidades. 

Como siempre, quedo a vuestra disposición si queréis más información.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

cookieassistant.com