sábado, 5 de octubre de 2013

La historia de Juan, su suegra y su FPWEB2.

Imaginemos a un sufrido programador de autómatas que trabaja para algún fabricante de maquinaría en España. Llamémosle Juan. Juan siempre se ha encargado de programar los equipos, de las puestas en marcha de las máquinas en casa del cliente final y de las asistencias técnicas ante cualquier tipo de incidencia que afectase al autómata y su periferia. 

Ahora, debido a la crisis, la empresa para la que trabaja se ha aventurado a exportar y los viajes de Juan son más frecuentes y de más duración. Juan, que tiene dos hijas pequeñas, siempre ha tenido en su suegra un gran apoyo. Cuando se va de viaje, ella ayuda a su mujer en el día a día ya que también trabaja y va un poco asfixiada cuando falta Juan. Últimamente su suegra echaba a Juan en cara que se estaba perdiendo unas ofertas muy buenas en los viajes del Imserso por culpa de tanto viaje. Siempre quiso retozar en las playa de Peñíscola y varias veces ha tenido que decir que no a las compañeras de bingo. 

Juan siempre vio la teleasistencia como un bálsamo para sus males, minimizando el número de desplazamientos e incluso haciendo intervenciones desde casa. Pero después de varios intentos desistió. Siempre tenía problemas, que si la IP dinámica, que si los puertos cerrados, que si el informático no me deja meter mano al router... Al final lo de siempre, Juan cual Willy Fog dando vueltas por el mundo y la suegra sin Peñíscola.

Pero un día, gracias a un comercial de Panasonic, llamémosle Roberto por ejemplo, descubrió la solución a sus problemas. El FPWEB2. 

Ese aparatito caído del cielo, entre otras funciones, incluía la de cliente OpenVPN. El comercial le explicó las ventajas que aportaba, que resumiendo se basaban en la conexión directa a una IP virtual fija sin importar la IP real del cliente final, el acceso a todos los servicios del equipo sin necesidad de abrir puertos (programación remota, servidor FTP, página web, etc.) y seguridad validada por una solución VPN estandarizada y de prestigio con la que amansar a los administradores de red más quisquillosos. Además el servidor no estaba en la nube, estaba en un PC bajo su control y el software de servidor OpenVPN era de código libre y por tanto gratuito. 

El comercial le dejó copia de esta presentación para que pudiese repasar más en detalle todas sus ventajas.

Su jefe no puso pegas, ya que resultaba un hardware muy económico, el software OpenVPN era gratuito, ahorraba en dietas de Juan y además ofrecía un servicio post venta más rápido y completo a sus clientes. Además ofrecer gracias al FPWEB2 un servicio de estadísticas de producción que se enviaban por correo electrónico o FTP y acceso a la página web del equipo desde cualquier terminal autorizado y punto del plantea era un plus comercial que le diferenciaba de la competencia. 

Ahora que llevan un tiempo integrando los FPWEB2, Juan, su jefe, sus clientes y su suegra son más felices. 

Esta última ya ha podido ir a Peñíscola y comenta que la playa no la vio, pero que disfrutó mucho del buffet y que no recuerda haber comido tantas gambas en su vida. Tiene previsto repetir y por suerte podrá hacerlo.

Junto a una foto de sus nietas, ha decidido enmarcar una del FPWEB2 por lo feliz que es desde que Juan lo descubrió.

El tiempo dicen que es dinero, pero también es felicidad si está aprovechado y bien invertido. Gana tiempo para ti o tus empleados implementando soluciones como el FPWEB2 que optimizan los recursos invertidos en las asistencias a clientes.


1 comentario:

cookieassistant.com