lunes, 31 de marzo de 2014

El manual de instrucciones, ese gran desconocido

No has visto ni meigas ni manuales, pero haberlos "haylos"...


Cuenta la leyenda que hubo un tiempo en que las tablets lo eran solo de chocolate, que achinando los ojos veías Canal+ y que la juventud aspiraba a algo más que ser seleccionada para la próxima edición de Gran Hermano. Los que recuerdan algo de aquello aseguran también que cualquier aparato venía con un librillo que desvelaba todos sus secretos y... que la gente se lo leía. Manual de instrucciones lo llamaban.
Pero un buen día, nadie sabe muy bien por qué, las tablets se gadgetizaron, los chavales se amongolaron y los manuales se olvidaron.

lunes, 24 de marzo de 2014

Las interrupciones son inevitables. Estate preparado.

Gestión de interrupciones para la correcta atención de prioridades.

#Primera linea.
Te levantas, te aseas, tomas un café y al coche. Conduces, aparcas, trabajas, comes. Trabajas, lees autoMATICES, conduces y a casa. Desconectas, te relajas con la familia y a dormir.
END

#Primera linea.
Te levantas, te aseas, tomas un café y al coche. Conduces, aparcas, trabajas, comes. Trabajas...

lunes, 17 de marzo de 2014

La peor introducción a... Los bloques de función

Añorando su uso generalizado en el día a día

Al final me he decidido, no he querido dejar solita en este mundo a mi primera "peor introducción a...". Y no os penséis, hacer algo mal es fácil, pero hacerlo lo peor posible requiere su trabajo. Así que me voy a esforzar por hacer un buen destrozo a la teoría de "Los bloques de función ".

lunes, 10 de marzo de 2014

Soy lo mismito que un cerdo

Sensores para solucionar problemas de detección de sujetos heterogéneos

Quiero dejar claro que el título lo he utilizado en sentido figurado. En cualquier caso no haré una encuesta de opinión entre los que me conocen no vaya a ser que me lleve una desagradable sorpresa.
Lo que quería expresar es que el hombre, al igual que el cerdo, presenta una gran diversidad entre los diferentes integrantes de su especie. Por un lado la diversidad propia del sujeto (tamaño, color de piel...) y por otro, las particularidades de como un sujeto se presenta. Suciedad, marcas grabadas en la piel o cantidad de vello son variables para cerdo... y para hombre también. Para este último además, ropa de lo más variada.
En realidad, esta variabilidad de características la encontraremos de forma generalizada en la mayoría de animales. Esto hace que los sensores fotoeléctricos convencionales de reflexión directa se vean en dificultades para realizar una detección fiable.
Repasemos primero brevemente su principio de funcionamiento. Un sensor de reflexión directa emite mediante un diodo led o láser un haz de luz que será típicamente roja o infrarroja. Esta luz, en presencia de nuestro objetivo (humano o porcino) será reflejada y recibida de vuelta por el sensor. En ausencia de sujeto, la luz no retornará o lo hará con una menor intensidad. Habitualmente encontraremos en el sensor algún mecanismo de ajuste (potenciómetro o equivalente) para definir el umbral de la cantidad de luz recibida necesaria para determinar si hay gorrino (o bambino) frente al fotosensor.
Esto es bastante efectivo en productos homogéneos como los producidos en serie, donde la superficie de reflexión es siempre igual independiente del elemento que estemos mirando. No obstante, en presencia de grandes variaciones en la superficie de reflexión es más que probable que acabemos teniendo problemas. Por ejemplo, en el caso de personas, detectar a alguien vestido de negro será muy complejo ya que su ropa reflejará muy poca luz y ajustar el sensor a estos niveles podría por ejemplo hacer que detectásemos el fondo (pared o suelo) en lugar del objeto. En las granjas por su parte, no abundarán los cerdos disfrazados de Batman, pero un elevado nivel de suciedad tendría un efecto similar.

lunes, 3 de marzo de 2014

Trasteando con Pebble y automatismos (Bricomanía Geek 2)

Dando un uso más profesional al smartwatch más famoso

¿Alguno de vosotros recuerda aquellos relojes Casio con emisor de infrarrojos?
Hace unos 25 años eran "lo más". Aquí el menda era uno de esos niños "tecno-frikis" de los que alucinaba con los gadgets de Data (el de los Goonies) y no dejó de marear a sus padres hasta que se hizo con un reloj de esos. Efectivamente, lo reconozco, era un nene caprichosito y además un poco perrete porque tenía delito cambiar de canal con el reloj cuando con solo estirar el brazo podía coger de la mesa el mando a distancia. Así estaba de ceporro... Hoy, después de todo este tiempo, tampoco he cambiado demasiado si lo pienso. Me miro la muñeca y vuelvo a tener la última "frikada" del momento, un Pebble. Mi mujer debe de estar dando gracias en silencio de que el reloj al menos no tenga micrófono y evitar así tenerme que ver por la calle a lo Michael Knight. 
Pero he pensado, ya que lo tengo vamos a hacer algo de "cacharreo" con él. Así que tomando como punto de partida la interacción entre un teléfono Android y el FPWEB2 de Panasonic que os comenté en una entrada anterior, he creado una pequeña tarea en tasker para que genere un aviso en el reloj en base a un evento. 
cookieassistant.com