lunes, 26 de mayo de 2014

El smartwatch del industrial.

Primera adaptación de los dispositivos “güerables” al entorno industrial. (Concepto en desarrollo)

No cabe duda que los dispositivos wearables supondrán un mercado importante en los años venideros. Muchas compañías están invirtiendo en el diseño de estos equipos y yo me veo animoso para empujar este tipo de desarrollo dentro de mi corporación. Normalmente las iniciativas de I+D nos vienen de Japón, pero voy a ver si me cuelgo una medallita presentando este revolucionario concepto basado en equipos de automatización industrial. Oye, que al fin y al cabo yo también soy ingeniero.
El producto todavía está en gestación, pero veréis que ya muy avanzado y cercano a poder ser comercial. Os muestro a continuación una foto (no la hagáis correr mucho que todavía no he gestionado las patentes y es una idea muy golosa).


Como veis se trata de un concepto innovador de smartwatch, nada que ver con los mundanos modelos para masas que nos han presentado hasta la fecha. Es un diseño con mucho carácter y que no pasará desapercibido en vuestro entorno cuando lo llevéis puesto. Veréis como murmuran a vuestro alrededor como me ha pasado a mí, seguramente presos de la envidia. 
Para interactuar con el reloj he optado por la pantalla GT02 de Panasonic que es IP67 y por lo tanto soportará la lluvia. Quizá la cambiaré por la GT03 que además aguanta de -20 a 60º y tiene protección UV. Me tiene un poco más preocupado la parte de control (PLC) que no se puede mojar. Recomiendo de momento llevar manga larga (y ancha) para cubrirla y evitar incidentes. Un mal menor en todo caso. Como buen smartwatch he previsto que se pueda conectar a Internet y he integrado, manteniendo unas dimensiones confortables, el equipo FPWEB2. Con esto el reloj podrá enviar correos, archivos por FTP y ser hasta servidor web y cliente OpenVPN (vamos, lo imprescindible). Hay que tirar de cable RJ45, pero de esos hay por todos lados y además es una conexión mucho más robusta que el wifi o el 3G. La fiabilidad ha sido una de mis prioridades. 
He pensado también en los más presumidos y he decidido añadir un toque personalizable que nos permita marcar tendencia. En ese sentido he optado por un sistema de sujeción “customizable” de sencilla sustitución. Unas versátiles y elegantes gomas de pollo realizarán esta función. Queda en manos del usuario sustituirlas por otras de grosor y color diferente más acorde con su carácter o estado de ánimo (gomapollo oficina, gomapollo festivo, gomapollo vintage, gomapollo casual...). Es como tener mil relojes en uno. Sí, ya lo sé, una genialidad. 
Me queda un pequeño detalle por pulir y es el de la autonomía. De momento, el tiempo de operación sin alimentación eléctrica se limita a 0 segundos y a alguien se le puede antojar algo escaso. Lo entiendo y es por ello que las primeras unidades se suministrarán con un cable retráctil de 50 metros para poder realizar una actividad normal (siglo XXI, todo lo que puedas necesitar debería estar a menos de 50 metros). Evaluaré el desarrollar un accesorio mochila-SAI si veo que es demandado.
Bueno, a grandes rasgos ya conocéis sus características. ¿Creéis como yo que será todo un éxito? Siempre me han dicho que tengo buen olfato para estas cosas. 
De momento voy a enviar a las oficinas centrales mi desarrollo para ver si le dan un empujón. Si por alguna inexplicable razón no se animan a comercializarlo realizaré yo mismo una ronda de financiación en Kickstarter. ¿Alguien se anima a poner ya unos euritos para ser de los primeros en lucir el smartwatch de la próxima década? (Se atenderán peticiones por riguroso orden de llegada).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cookieassistant.com