lunes, 19 de mayo de 2014

La VENTAJA, el PROGRAMADOR y la BETA

El inestimable papel del programador para mantener la compañía en cabeza.

Recientemente leí en el blog de Xavier Ferras este interesante post acerca de la disminución progresiva del
tiempo de vigencia de las ventajas competitivas. Los ciclos de vida cada vez más cortos en productos, servicios y desarrollos tecnológicos hacen que una eventual posición de ventaja sea, por desgracia para el aventajado, cada vez más efímera.
Por supuesto, esto no es ajeno para el sector de la maquinaria industrial, pero aquí donde abundan las pequeñas y medianas empresas con capacidades limitadas (de tiempo y dinero) para inversión en nuevos desarrollos, ¿cómo podemos lidiar con esta situación?
No es viable modificar el diseño y componentes de las máquinas en ciclos muy cortos. No podemos estar evaluando constantemente todas las novedades tecnológicas que el mercado ofrece con el ritmo frenético que los proveedores de componentes imponen (aunque es recomendable hacerlo de manera cíclica). Con todo esto ¿cómo podemos ofrecer al mercado constantemente las novedades que nos exige? ¿Cómo podemos evitar una imagen de estancamiento?

La solución, al menos en parte, está de hecho en tu oficina. Tiene nombre y apellidos, y tomas muchas veces café con él o ella. Fija la vista en tu programador ya que ahí está la respuesta.
La gestión de stocks, la eficiencia de los mantenimientos y la formación del personal impide modificar los componentes de una máquina a la primera de cambio. Debe estar justificado y planificado. No obstante, un cambio en el software del autómata o pantalla táctil puede conseguir el mismo efecto deseado, incorporar novedades atractivas que nos mantengan en una posición aventajada. Estas novedades pueden venir por mejoras de secuencia que otorguen ciclos de producción más cortos, incorporación de nuevas funciones o simplemente interfaces de usuario más amigables. Este tipo de mejora continua es mucho más asumible y además es un buen comodín para rellenar esos "huecos" de ingeniería en las épocas que la demanda decrece.
Recoge los comentarios de los clientes y sus demandas: "me gustaría ver esto por pantalla", "mejor si puedo limitar desde aquí la velocidad", "este tiempo de parada es muy corto"... y añade mejoras de tu cosecha. Deja al programador que lo programe y de vez en cuando que sea creativo e incluya algo que no le hayan encargado ya que quizá te sorprenda con alguna mejora en la que nadie había pensado. Quizá es momento de pensar en convivir constantemente con una versión BETA de nuestros programas o al menos con su connotación de programa no terminado o en proceso de mejora. BETA puede implicar inacabado, pero no implica no funcional. BETA conllevará un carácter transitorio, pero transitoria es también al fin y al cabo nuestra ventaja competitiva. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cookieassistant.com