lunes, 13 de octubre de 2014

Contratar la potencia necesaria

La primera y más sencilla medida que podemos tomar para reducir nuestra factura eléctrica

Tanto a nivel doméstico como profesional hay dos conceptos básicos en los que podemos influir y que impactan directamente en el importe de nuestra factura, el consumo del periodo facturado y la potencia contratada. El primero de ellos va implícito a nuestros hábitos de consumo, los equipos de los que disponemos y la eficiencia de los mismos. Se requiere un estudio pormenorizado en cada caso para optimizar este punto. En cambio, en el referente a la potencia contratada es muy fácil (si disponemos del equipo adecuado) verificar si está sobredimensionado y por tanto tenemos margen de ahorro. Y como no hay nada mejor que predicar con el ejemplo, os expondré a continuación el estudio que he realizado en mi casa para que veáis lo trivial del mismo.
La idea es tan simple como registrar durante un periodo de tiempo lo suficientemente grande el consumo instantáneo de toda la instalación para localizar los picos y ver cuan cerca o lejos quedan de la potencia contratada. Si existe una diferencia suficientemente sustancial, procederemos a contratar una potencia inferior que se adapte a nuestras necesidades. Hay que notar que no estaremos siendo más eficientes. Todo continuará igual, pero estaremos reduciendo el importe de nuestra factura.
En mi caso particular, la potencia contratada de mi casa es de 5,75kW (así estaba cuando la adquirí) y mi intención es verificar si se adapta a mis necesidades y si puedo eventualmente reducirla para ahorrar. Para ello he instalado en el cuadro general un equipo KW1H de Panasonic, usando uno de sus transformadores de núcleo abierto para "abrazar" la fase principal y tener lectura de la corriente (que junto a la tensión nos permitirá saber la potencia). Decidí usar este equipo ya que integra funciones de datalogger y volcado en tarjeta SD, evitándome así la necesidad de integrar ningún otro equipo.
Lo siguiente ha sido dejar el equipo registrando durante 20 días a intervalos de 5 minutos. Como resultado he obtenido una serie de archivos CSV que tras pasarlos a MS Excel (y ponerlos en bonito) me han dibujado una curva de potencia instantánea como la que os muestro. 


En base a los datos obtenidos, puedo verificar que es perfectamente viable pasar a un contrato de 4,60kW reportándome un ahorro anual de 58,50 euros. Soy consciente de que no se trata de una cantidad elevada, pero sinceramente, mejor en mi bolsillo que en el de la compañía eléctrica. 
En vuestro caso, si decidís realizar un estudio similar, el potencial ahorro vendrá ligado a la envergadura de la instalación, pequeño en entornos domésticos y grande en entornos industriales/profesionales (donde realmente puede tener más sentido).
Como primer paso en vuestra búsqueda del ahorro en la factura eléctrica creo que es perfectamente viable, sencillo y rápido . Más adelante ya veréis de la mano de un especialista como actuar sobre el consumo para ser efectivamente más eficientes.

Hasta la próxima semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cookieassistant.com