lunes, 24 de noviembre de 2014

El tiempo en tus manos…

Funcionalidades que podemos esperar de unos simples temporizadores.

A día de hoy estamos fascinados por la tecnología. Me atrevería a decir que estamos cegados por la misma (y me incluyo). Cegados en el sentido que la fácil disponibilidad de equipos sumamente potentes nos hace olvidarnos de los equipos “de toda la vida”. Equipos que precisamente por su simplicidad (y economía) tienen todavía su razón de ser.
Este podría ser el caso de los temporizadores industriales. Estos dispositivos tienen una larga trayectoria y pese a la evolución de la industria se resisten a abandonarnos. En algunas ocasiones nos podemos ver tentados a utilizar un PLC o similar para hacer algún tipo de temporización más o menos compleja, pero conociendo en detalle los modos de trabajo que podemos esperar de un temporizador “mundano”, quizá podamos acelerar la puesta en servicio de la solución usando uno de ellos para resolver nuestro problema. Repasaremos a continuación esos modos de trabajo, viendo desde los modos más comunes hasta los no tan conocidos.

Retardo a la conexión (alimentación). 

El más conocido sin duda. La salida actúa tras transcurrir el tiempo definido una vez se alimenta el equipo. Puede que esté a nuestra disposición una entrada de stop que pause la temporización y tendremos también una señal de reset para reiniciar la cuenta. 


Existe también la variante en la que la temporización no se reinicia al caer la alimentación. Solo la entrada de reset hará que empecemos de cero. 



Retardo a la conexión (señal). 

Parecido al anterior pero no vinculado a la alimentación del equipo, sino a una señal de entrada. La temporización se puede detener con una señal de stop y poner a 0 con un reset (o caída de la señal). 


Retardo a la desconexión. 

En este modo la salida actúa de forma síncrona con la señal, pero retrasando el momento en que la señal cae. Se puede forzar la caída de la salida con un reset y “congelar” la temporización con el stop. Si durante el tiempo en que la señal ha caído y está actuando la temporización la señal se vuelve a activar, la temporización se reiniciará. 



Temporización de pulso único por señal. 

Aquí lo que tendremos en la salida será un pulso de la duración que definamos. El inicio de este pulso sucederá en el flanco de subida de la entrada de señal. Igual que antes, podemos hacer caer la salida con un reset o detener la temporización con un stop. 



Retardo a la conexión por flanco. 

El inicio de la temporización nos lo dará el flanco de subida de la entrada. La salida pasará a ON una vez haya transcurrido el tiempo definido con independencia del estado de la entrada en ese momento. Stop y Reset siguen haciendo las funciones habituales. 



Temporización cíclica. 

Nuevamente el flanco de subida de la señal nos dará el inicio de la temporización (sin importar su estado a partir de ahí). Se iniciará la temporización y una vez transcurrida la salida pasará a ON. Automáticamente se reiniciará la temporización y al finalizar se conmutará la salida a OFF nuevamente. Esto sucederá de forma cíclica si no forzamos un reset o alteramos (pausamos) la temporización con el stop. 



Retardo a la conexión. Modo totalizador. 

La salida actúa tras pasar el tiempo definido desde que se activa la señal. En este caso la temporización es acumulativa y aunque los tiempos de señal activa sean cortos, la salida actuará cuando la suma sea igual a la temporización. La desconexión del equipo tampoco afecta a la acumulación de los tiempos, ni al estado de la salida. El reset será el único capaz de hacer caer la salida o reiniciar la temporización. El stop como de costumbre parará la acumulación. 



Doble preselección. Pulso único por flanco. 

En algunos equipos podremos “jugar” con dos temporizaciones para añadir algunos modos más a los anteriormente descritos. En el que veremos ahora la salida pasará a ON pasada la primera temporización (T1) y volverá a OFF pasada la segunda (T2). Igual que antes podremos pausar con stop y reiniciar con reset. La temporización se reinicia al caer la alimentación. 



Doble preselección. Pulso único por nivel. 

Igual que la anterior pero en este caso la señal debe ser mantenida para que las temporizaciones “corran”. La temporización no se reinicia aunque caiga la alimentación. 



Doble preselección. Cíclico con inicio OFF por flanco. 

Aquí se inicia por flanco de la señal una alternancia de la salida según las dos temporizaciones. Se inicia con la salida a OFF durante T1 para pasar a ON durante T2. Así cíclicamente excepto cuando actúe el reset o el stop. La temporización se reinicia al caer la alimentación. 



Doble preselección. Cíclico con inicio OFF por nivel. 

El complementario al anterior pero por nivel, al igual que teníamos en el caso del pulso único. La alternancia ocurre mientras se mantenga activa la señal de entrada y no la reseteemos o detengamos con el stop. Nuevamente, como en el anterior caso de nivel, la temporización no se pone a 0 cuando cae la alimentación. 



Doble preselección. Cíclico con inicio ON por flanco. 

No mucho que añadir. Es el mismo caso que el cíclico con inicio a OFF pero empezando con la salida activa a ON. 



Doble preselección. Cíclico con inicio ON por nivel. 

Por último volvemos a tener la misma analogía al cíclico con inicio OFF que el anterior, pero en la tipología de nivel. 


Y con esto ya hemos repasado la mayoría de modos de temporización que nos podemos encontrar. Como veis hay bastantes variantes y conociéndolas es posible que nos podamos decantar por uno de estos sencillos componentes en caso de tener que modificar la señal de un sensor por ejemplo o sincronizar algunos equipos entre sí con algún tipo de demora o alternancia. 

En paralelo a la variedad de modos, encontraremos también muchas opciones en cuanto al tipo de alimentación, señal o salida del equipo. Aquí os dejo un catálogo de ejemplo de lo que podéis encontrar en el mercado. 

Ya sabéis, aquí estoy si queréis hacer cualquier comentario. 

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cookieassistant.com