lunes, 22 de diciembre de 2014

Sensores de presión

Breve aproximación a sus características y selección.

Hola a todos. Hoy toca hacer un repaso de unos equipos muy utilizados en la industria desde hace años y que tienen más opciones y particularidades de las que a priori puede parecer. 
En el mercado nos podemos encontrar básicamente dos tipologías: los mecánicos y los electrónicos.


Nos centraremos en esta entrada en los modelos electrónicos que son los que nos ofrecen más opciones y “sorpresas” ocultas. 
Primero de todo lo que deberemos es hacer una clasificación respecto a estas tres características básicas: fluido aplicado, tipo de presión y puerto (toma) de presión.

Fluido aplicado 

Haremos una división entre dos grandes grupos, el primero en los que aplicamos gases no corrosivos y el segundo en el que agruparemos otros gases y líquidos. 
En el primer caso un transductor semiconductor convierte directamente la presión en una señal eléctrica que será posteriormente procesada por un circuito amplificador y de salida. 


Un ejemplo de producto de estas características sería el equipo DP100 de Panasonic

Para líquidos y gases corrosivos no podremos estar en contacto directo con el semiconductor y lo que haremos en este caso es “actuar” sobre un diafragma inoxidable que en su cara externa estará en contacto con el medio del que hay que saber la presión y por la interna tendrá adherido el semiconductor que nos dé la señal eléctrica que será entonces tratada de modo análogo al caso anterior. 



La serie DPC estaría dentro de esta categoría. 

Tipo de presión 

De nuevo dos grandes tipos: presión relativa y presión diferencial. En el caso de la presión relativa nuestra lectura estará siempre referenciada a la presión atmosférica que a nivel del mar es equivalente a 760mm de mercurio o 101.325 Pascales. 

Encontraremos entonces equipos que con un puerto de entrada, evaluará presiones positivas, negativas o compuestas (positivas y negativas) respecto a este valor de referencia. Este tipo de equipos son de hecho los más habituales en la industria. 

Cuando hablamos de equipos de medida de presión diferencial lo que tendremos son dos tomas de entrada de presión y la salida vendrá dada por la relación entre uno y otro. 



Para este tipo de aplicaciones podríamos usar dispositivos como los DPM

Tipo de puerto 

Por último habría que hacer una clasificación de un aspecto tan básico como la métrica del puerto que ha de encajar con el conducto que contiene el gas o líquido del que queremos saber la presión. La siguiente tabla nos muestra los principales, así como los mercados geográficos y las aplicaciones en las que se suelen usar. 


En este apartado del puerto, también merece la pena hablar de la posibilidad de disponer de equipos con el mismo integrado en el controlador o de equipos que dispongan de una cabeza separada. 


Las ventajas principales de utilizar un equipo de cabeza separada serán un tiempo de respuesta más corto (cuanta más distancia entre controlador y punto de medida más se apreciará) y una ausencia de pérdidas de presión por largas longitudes de tubo. La principal desventaja, es que por norma serán más caros. 

Con las tres clasificaciones anteriormente descritas ya podremos hacer nuestra elección de producto a grandes rasgos. A partir de aquí podremos “navegar” entre los equipos de los diferentes fabricantes para ver las particularidades de cada uno (que no serán pocas). Estas características más “personales” de cada equipo pueden ser las que os hagan decantaros por un dispositivo u otro y pueden ser de lo más variopintas. Como ejemplo, os indicaré a continuación las características más destacables del equipo DP100 que hemos comentado antes. 

Doble display para visualización simultanea de valor actual y preselección con cambio de color. 


Función de copia entre dispositivos. 

Doble salida digital independiente con modo umbral, histéresis o ventana comparadora. Posibilidad de salida analógica en tensión y corriente. 


Registro de valor de pico y valle. 


Resumen de configuración por código numérico para facilitar la asistencia. 


Estas y otras peculiaridades son las que hacen diferentes a los equipos que encontramos en el mercado y las valoraremos en mayor o menor medida en función de nuestras necesidades. Os recomiendo echar un vistazo rápido a los catálogos de cada equipo para ver qué se destaca de cada uno. 

Y así llegamos al final de la entrada dedicada a los sensores de presión. Espero que os haya sido mínimamente interesante y que os pueda servir de algo para vuestros proyectos, o al menos como culturilla general. 

Un saludo.

4 comentarios:

  1. Muy interesante. Gracias Roberto
    Alfonso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enrique, muy amable. Por cierto, felicidades por tu blog. Es muy completo e interesante...

      Eliminar

cookieassistant.com