lunes, 9 de febrero de 2015

Los fantasmas no existen... al menos en la industria


Who you gonna call?

Una buena historia de misterio le gusta a todo el mundo. Sucesos extraños, comportamientos aparentemente paranormales que harían salivar a Iker Jiménez. Entradas que se activan sin sentido, motores que se mueven a su libre albedrío, comunicaciones... que no comunican. Todo eso está muy bien si no te pasa en una de las máquinas que acabas de poner en marcha. En ese caso, si se alarga demasiado la agonia, pasas miedo, pero del de verdad. Hoy solo quiero recordarte lo que ya sabes: Los fantasmas no existen. 

Así que por muchas horas que pierdas en repasar lo que no está bien, no desfallezcas y continua. Algo hay que no cuaja, pero que tendrá todo el sentido del mundo cuando lo encuentres. Es posible que no lo hagas por ti mismo, no podemos saberlo todo. Pide ayuda a los proveedores, a compañeros que hayan podido pasar por situaciones similares, a foros, a redes sociales o a cualquier recurso que se te ocurra que te pueda ser de ayuda. Vale, perderás tiempo, pero no dejarás por misterioso lo que no lo es y además aprenderás algo, que nunca viene mal.

Y un consejo corto que os doy. Seguid la pista que nos dio la niña de Polstergeist mientras veía el Plus codificado: casi seguro el problema viene del ruido electromagnético (ni cementerios subterráneos ni gaitas). 
Pues eso, ante un comportamiento misterioso ¿a quién vas a llamar? 
Te recomiendo que a tu paciencia.

Saludos!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cookieassistant.com