lunes, 30 de marzo de 2015

Controlar el aire consumido

Una brisa de aire… que hace volar los billetes de tu bolsillo

Cuando hablamos de eficiencia energética y monitorización de consumos, lo primero que nos viene a la cabeza es el consumo eléctrico de los equipos. Nos esforzamos en tener registrados los consumos de la maquinaria, climatización, iluminación… e intentamos aplicar acciones de mejora para reducirlos. Hay no obstante otros consumos que se pueden optimizar y uno de ellos sería el de aire comprimido. No es algo a lo que a priori se preste demasiada atención por aquello de “ojos que no ven…”, pero es que aunque no lo veamos, el aire utilizado en una empresa supone un coste importante. No es por el aire en sí mismo, que de ser así todos estaríamos soplando en bolsitas para venderlas al mejor postor, es por el coste derivado de los compresores asociados. 

En el caso del aire comprimido, lo más triste de todo es dónde se produce el mayor derroche. No es por un uso innecesario del mismo (que se podría estudiar en cada caso), es por las pérdidas del circuito que malgastan el preciado recurso. Veamos una gráfica que lo ilustre y que podría perfectamente representar los consumos de una empresa cualquiera. 


Pues bien, esto es fácilmente localizable, cuantificable y por lo tanto, solucionable. La idea pasa por hacer algo análogo a lo que haríamos con la electricidad: monitorizar el consumo global, ramificar tanto como sea posible para seccionar los consumos y en el caso del aire, detectar pérdidas. Veamos un esquema simplificado. 


Para monitorizar estos consumos, lo que podemos utilizar son los medidores de flujo. Así, por poner una marca de referencia, yo os recomendaría los medidores de flujo de Panasonic (recomendación para nada condicionada como podéis imaginar). En concreto hablaremos del sensor FM200

Con este equipo podremos monitorizar de varios modos el flujo instantáneo de aire gracias a sus salidas analógicas y digitales. 


No obstante, para el propósito de este post, lo que nos interesa es su capacidad de registro del flujo integrado o lo que es lo mismo, los litros consumidos. 


Aquí lo interesante es poder integrar esta variable en nuestra solución de eficiencia energética y una buena forma de hacerlo es recoger los impulsos que el sensor nos dará por unidad de volumen consumida y llevarla a la entrada de contaje de los medidores de energía eléctrica (si disponen de la misma). 

Al incorporar esta señal en el medidor de energía, podremos realizar en él un contaje de litros consumidos y recuperar por comunicaciones este dato como una variable más del equipo. 

Llegados a este punto lo que haremos es apoyarnos en la herramienta software elegida para poder detectar incidencias, malos hábitos u oportunidades de mejora. 

Buenos amigos, esto es lo que ha dado de sí el post de hoy. 

Que paséis unas buenas vacaciones de Semana Santa!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cookieassistant.com