lunes, 11 de mayo de 2015

Para leer un catálogo, mejor estar despierto

Aquí estamos de nuevo. Hoy toca entrada de aquellas de recordar lo obvio, que aunque suene ridículo, pasar por alto lo esencial es algo que ocurre con cierta frecuencia. 

El mensaje lapidario de la semana es “lee las especificaciones de los componentes con la suficiente atención”. Con esto me vengo a referir a tener el piloto automático de lectura desactivado y a tomarte el tiempo necesario para analizar y entender el detalle de las especificaciones. 

Veamos un ejemplo ilustrativo. Recientemente he tenido que proponer una solución de verificación de un diámetro de un objeto pequeño. Algo parecido a esto.

Se podía encarar la aplicación evaluando en un PLC la señal analógica de un sensor apropiado o bien marcando umbrales en el propio sensor y que devolviese una señal digital (ON/OFF). Lo que era primordial era que la inspección fuera muy rápida, alrededor de 200µs. 

Así que estudié un par de opciones. La primera de ellas, utilizar el sensor láser HL-T1 de Panasonic que está especialmente diseñado para medir espesores o diámetros con gran precisión.


Como el tiempo era el punto crítico, fui directamente a revisar este apartado en el datasheet. 


De haber tenido en mi cabeza el modo “empaneitor” activo, me hubiese quedado con los 150µs de ciclo de medida y podría haber dado por buena la aplicación. Como por desgracia uno ya tiene canas, repasé el apartado de notas al pie de la tabla y me encontré lo siguiente.


Realizando la sencilla operación utilizando los valores más favorables llegamos a la siguiente conclusión:

150µs x (1+1) = 300µs 

El equipo necesita un mínimo de 300µs para entregar la salida analógica proporcional al diámetro o realizar el juicio para definir el estado de la salida digital. Muy rápido sin duda, pero insuficiente para la aplicación.

Descartado, pasemos entonces a la opción 2, la fibra óptica. 

A nivel de fibra existe por suerte un cabezal muy apropiado, el FT-A32 que define un cortina de luz de 32mm.


El secreto estaría entonces en el amplificador y me dirigí directamente al modelo de altas prestaciones FX500.

Mirando el catálogo te encuentras de seguida con aquello que buscas, una mención a la extrema insignificancia de su tiempo de respuesta.


Entonces, a priori ya está, el equipo va sobrado. Pues bien, hagamos caso del consejo de este post y miremos con algo de detalle las especificaciones. 


Aquí nos volvemos a encontrar la referencia a los 25µs en el modo ultrarrápido, pero ojo, solo para la salida digital. Si nos fijamos en el caso de la salida analógica vemos que el tiempo de respuesta pasa a ser de 2ms. Por el mismo precio, repaso ya que estoy si hay alguna nota a pie de página de esas chiquitas a tener en cuenta. En este caso, nada que destacar. 

Por lo tanto la aplicación queda resuelta, pero de las cuatro opciones posibles (láser o fibra en analógico o digital) ha resultado ser viable solo una. Hemos visto que solo hay una que cumple con los requerimientos. La única opción válida es usar la fibra óptica realizando el juicio en el propio amplificador y usando su salida digital. 

Imaginad el despropósito de haber dado por buena alguna de las otras opciones y darnos cuenta del error una vez ya todo estuviera montado. Merece la pena dedicar unos minutos extra al repaso del catálogo del producto y sobretodo prestando toda la atención posible. Reservemos nuestra capacidad de abstracción sensorial para cuando a alguien le dé por poner uno de esos programas sesudos de Tele5 en los que aparece Jorge Javier Vázquez.

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cookieassistant.com