martes, 1 de septiembre de 2015

Garantía de dormir tranquilo

He de reconocer que soy un comprador compulsivo de chorradas chinas. No me refiero a ir al todo a 100 de la esquina y salir cargado de fundas de móviles y gatos que saludan bajando la pata. Quiero decir que para comprar algún gadget electrónico o chorraditas varias, acudo a páginas web de proveedores asiáticos que suelen tener un catálogo inmenso y precios de derribo. 

En alguna ocasión, esto mismo que hago yo a título personal, me lo he encontrado a nivel profesional. Fabricantes de maquinaria que me explican que compran esto y lo otro a China directamente vía web, a los que yo llamaría un “fearless people”. Incoherente diréis, si yo práctico lo mismo. Pues no estoy de acuerdo y me explico. 

Cuando yo hago este tipo de compra, llamémosla poco meditada, asumo una serie de riesgos que conozco perfectamente. Uno de los más importantes es la ausencia práctica de garantía, normalmente de muy corta duración y difícil de ejecutar en el mejor de los casos. Tanto es así que este tipo de adquisición la hago exclusivamente para consumo propio. Si tengo que regalar algo, consumo local o europeo en todo caso. Si tengo que recomendar un producto a alguien, más de lo mismo. La razón principal es que no quiero sufrir con la responsabilidad moral derivada de aconsejar algo que no tendrá el respaldo adecuado en caso de no ir todo sobre ruedas (devoluciones, fallos en garantía, recambios …). 

Pero si pasamos ya de una responsabilidad moral a una legal, como la que tiene un fabricante de maquinaria con sus clientes, escalamos ya a otro nivel. Como dormir tranquilo suministrando componentes sin un soporte adecuado, sin una garantía accesible y al menos de la misma duración a la que debes dar a la máquina completa. Posible es, pero quizá no recomendable. 

Dado que cualquier fabricante querrá tener una relación duradera y fructífera con sus clientes, y además querrá huir de la mala publicidad tan corrosiva e incontenible a día de hoy, lo mejor es empezar con buen pie usando componentes reconocidos y garantizados. Otros problemas vendrán que requerirán nuestra atención como para añadir estos de partida. 

Recapitulando, yo seguiré haciendo algunas de mis compras menores al lejano oriente, pero recomendando todo lo contrario y sin sentirme extraño por ello.

Y ya que estamos en materia, aprovechando la coyuntura y para honrar a la mano que me da de comer, os remito al comunicado de la ampliación de garantía de 3 años a los productos de Panasonic Electric Works. Así empezáis con buen pie y dejáis que sean otros asuntos los que os quiten el sueño. 

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cookieassistant.com