martes, 1 de septiembre de 2015

Garantía de dormir tranquilo

He de reconocer que soy un comprador compulsivo de chorradas chinas. No me refiero a ir al todo a 100 de la esquina y salir cargado de fundas de móviles y gatos que saludan bajando la pata. Quiero decir que para comprar algún gadget electrónico o chorraditas varias, acudo a páginas web de proveedores asiáticos que suelen tener un catálogo inmenso y precios de derribo. 

En alguna ocasión, esto mismo que hago yo a título personal, me lo he encontrado a nivel profesional. Fabricantes de maquinaria que me explican que compran esto y lo otro a China directamente vía web, a los que yo llamaría un “fearless people”. Incoherente diréis, si yo práctico lo mismo. Pues no estoy de acuerdo y me explico. 

jueves, 30 de julio de 2015

Complicarse lo justo en proyectos de seguridad

Sobre cualquier temática que nos interese conocer debemos decidir si queremos saber mucho de una parte o un poco de todo. Dado que nuestro tiempo y capacidad de aprendizaje es limitada, debemos decidir hasta donde profundizar y el tiempo que a ello dedicaremos. En lo profesional, más de lo mismo, un erudito en algo muy concreto o un conocedor de “de todo un poco”. Al final, la decisión viene dada por la implicación que esa materia tenga en nuestros proyectos y el beneficio que nos pueda aportar tener mayor o menor conocimiento del tema. 

lunes, 20 de julio de 2015

La importancia del envoltorio en los proyectos

Cualquier aspecto de nuestra vida puede evaluarse desde diferentes perspectivas. Como de útil es algo, como de bonito, eficiente... 

Nuestros proyectos de automatización no son una excepción y también se pueden evaluar desde diferentes aristas y hoy nos fijaremos en las menos relacionadas con la funcionalidad. Es importante en muchos casos poner tanta atención en el “envoltorio” de una aplicación como en la operativa de la misma. Algo sencillito puede parecer soberbio si está bien presentado y hay algunas situaciones en las que se ha de tener muy en cuenta.

lunes, 22 de junio de 2015

Haz que el informático adore tu PLC gracias al protocolo SNMP (rima fortuita)

Protocolos de comunicación hay como para hacer una tanda del “1, 2, 3, responda otra vez…”. No obstante, si nos salimos del terreno de la automatización industrial, nos podemos encontrar con uno muy interesante, el SNMP o Simple Network Management Protocol. 

Este protocolo es bien conocido por los gestores de red y es utilizado habitualmente para conocer el estado o dar instrucciones a los miembros de la misma (servidores, impresoras, routers, etc.). ¿Y por qué destaco en este blog de automatización este protocolo tan ajeno a nuestro entorno industrial? El motivo es que con la ayuda del FPWEB2 de Panasonic es muy sencillo hacer que nuestro autómata se comporte como un agente más SNMP (como un servidor para que nos entendamos) y sus tags (variables) puedan ser leídas y modificadas por el gestor SNMP (el cliente). 

lunes, 8 de junio de 2015

Tu PLC, el mejor cortafuegos

Los que trabajáis en proyectos que requieren comunicaciones con estaciones remotas a través de Internet, es probable que en alguna ocasión os hayáis encontrado con un sinsentido como el siguiente: “Necesito que me entregues la información de las estaciones en mi centro de procesamiento de datos, pero no te voy a dar ningún tipo de acceso a mi red corporativa”.

A priori suena tan absurdo como que te pidan una tortilla de patatas, pero te indiquen que son alérgicos a las patatas e intolerantes al huevo. No obstante, el primero de los casos tiene razón de ser por motivos de seguridad y tarde o temprano nos daremos de bruces con una tesitura como esa. 

En el post de hoy os haré una sencilla propuesta que os puede ser de utilidad en algunos casos y que por simple es extremadamente sencilla de implementar. 

lunes, 18 de mayo de 2015

Un producto no es la suma de sus partes

Como buen friki tecnológico que soy (ahora se ha de decir geek para no ofender, pero me gusta más friki) acostumbro a leer publicaciones relacionadas con todo tipo de gadgets en electrónica de consumo. Hay un tipo de artículo recurrente que no deja de sorprenderme y no es otro que “Cuanto le cuesta a X fabricar Y”.

En este tipo de artículo simplemente se hace una enumeración de componentes con los costes asociados. Si el producto tiene una pantalla de no se cuantas pulgadas, un condensador de fluzo, dos juntas de trócola, un alientómetro, un… y finalmente dos ruedines, entonces fabricarlo cuesta 28 reales. ALERTA LECTOR: NOS ESTAN TIMANDO. 

Pues bien, este tipo de análisis no solo se da en artículos sensacionalistas de electrónica de consumo, también te lo puedes encontrar argumentado en el sector industrial. En mi caso lo he vivido en carnes propias. 

Los que me conocéis de un modo u otro, sois sabedores de mi profesión y actividades de promoción de soluciones y componentes en el entorno profesional. Ante un requerimiento o planteamiento de aplicación, mi labor pasa por ofrecer el o los productos más adecuados para resolver la necesidad. Es curioso como en ocasiones puedes ofrecer un artículo que responde exactamente a lo demandado y en algún caso, al llegar al apartado del coste, escuchas aquello de “¿Tanto? Si esto no es más que una placa con…” 

De hecho, cuanto mayor es el grado de conocimiento electrónico del interlocutor (a nivel de diseño, no producción), más posible es que se dé esta situación. Poco a poco, el cliente va argumentando su comentario. “Si cojo un PIC, conecto un interface positrónico, una junta de trócola (que vale para electrónica de consumo e industria) y un… esto lo hago yo por 28 reales (al parecer todo se puede fabricar por este precio)”. 

Asintiendo con la cabeza, empieza en ese momento la réplica por mi parte para indicar que el coste de un producto no solo puede implicar la suma de sus componentes. 

- El I+D previo al producto cuesta dinero y hay que repercutirlo en la venta. Desarrollar no es lo mismo que copiar. Desarrollar es mucho más caro y juntando las piezas que me indicas simplemente copias el producto. 

- Aunque pudieron ser interesantes en su día, productos no exitosos y generadores de pérdidas deben ser soportados por los exitosos y al final es un coste adicional. 

- Antes de tener el producto en tu mano, éste ha pasado los test de seguridad y ha recibido las certificaciones necesarias para cumplir con la normativa internacional que no son gratis por cierto. 

- Hay por todo el mundo una estructura de ventas con múltiples empleados que permite disponer del producto de manera fácil que evidentemente genera un coste asociado. 

- Esa estructura dispone por ejemplo de personas como yo que se dedican a ofrecer posibles soluciones a los problemas que nos plantean y no vivimos del aire (no solo de aire sería más correcto). 

- También hay otros profesionales que te dan soporte tras la adquisición si es que tienes cualquier duda. También les gusta cobrar a fin de mes. 

- Las ferias, publicidad y demás acciones de marketing para que sepas que tal empresa puede ofrecer cual producto, tampoco son un regalo. 

- La garantía, que no es más que una especie de seguro que contratas, es más costosa cuanto más largo es su periodo de duración. 

- Si como empresa tu objetivo es dar beneficios, justo es que cumplas con tu responsabilidad social. Ese dinero destinado a tal fin no cayó de los árboles. 

Y seguro que pensando un poco, a todos se nos pueden ocurrir muchos más gastos asociados a la venta de un producto. De un modo u otro éstos deben ser repercutidos y por lo tanto no es justo reducir el valor de algo al de la suma de sus partes. 

De todos modos y desde un enfoque más práctico, el valor de un producto se corresponde con el percibido por el cliente en base al problema que resuelve o la función que realiza para éste. Así que,  ¿para qué desmembrarlo y realizar análisis poco realistas?

Hay que ser crítico ante todo, pero también justo a la hora de realizar una evaluación. 

Saludos!!!

lunes, 11 de mayo de 2015

Para leer un catálogo, mejor estar despierto

Aquí estamos de nuevo. Hoy toca entrada de aquellas de recordar lo obvio, que aunque suene ridículo, pasar por alto lo esencial es algo que ocurre con cierta frecuencia. 

El mensaje lapidario de la semana es “lee las especificaciones de los componentes con la suficiente atención”. Con esto me vengo a referir a tener el piloto automático de lectura desactivado y a tomarte el tiempo necesario para analizar y entender el detalle de las especificaciones. 

lunes, 4 de mayo de 2015

Ethercadenado

Desde hace unos años estamos viendo una agradecida evolución hacia los protocolos abiertos en las comunicaciones industriales. Ahora parece tocarle el turno a los buses digitales para los controles de ejes y el vencedor, a tenor de las apuestas de los fabricantes, es sin duda el Ethercat. Existen ya un buen número de fabricantes de controladores, accionamientos y servomotores con equipos en el mercado y cada día aparecen novedades en este sentido. 

Suena bien entonces para el usuario. Abundante oferta donde elegir, equipos compatibles entre sí y la libertad de no verse atado a la solución propietaria de un fabricante. Pero… y por desgracia siempre hay un pero, resulta que algunos fabricantes han decidido ponerle puertas al campo y “capar” deliberadamente la capacidad de combinar sus controladores con equipos de terceros. Este es por ejemplo el caso de… aaahchisss. Vaya, que inoportuno estornudo.

La cuestión es que si empezamos a restringir la conectividad, que es lo que hace atractivo a un protocolo abierto, estamos consiguiendo lo que internacionalmente se conoce como un “make a bread with wafers” (hacer un pan con hostias en la lengua de Cervantes). El paso adelante respecto a la tecnología existente ya no es tal y las bondades prometidas se esfuman cual atisbo de monogamia en Julio Iglesias (y lo sabes). 

En definitiva, que si decidimos jugar al juego de la compatibilidad, juguemos sin ases en la manga y que el mercado reciba lo que demanda. Después de todo, nadie ha obligado a nadie a dejar de lado los buses propietarios.

domingo, 19 de abril de 2015

Un paseo por la feria

He de reconocer que no me pierdo ni una feria. Me refiero a las ferias de mi pueblo, la de los coches chocones y el tren de la bruja. Esas en la que coincides con el primo que hace un año que no has visto (y fue en la feria como no) y los compañeros de EGB. Buen momento por cierto para hacer una evaluación cualitativa y cuantitativa lo sobre canoso, calvo, gordo, arrugado y viejuno en general que estás respecto a otros representantes de tu generación.

También cuando puedo acudo a las ferias profesionales, ya sea como visitante o expositor. Son interesantes puntos de encuentro entre clientes y proveedores que permiten iniciar contactos que muchas veces son extremadamente provechosos. 

lunes, 13 de abril de 2015

Contar de manera eficiente

Conocer el coste energético de cada pieza producida

Lo reconozco, me enloquecen los números. Para las letras un desastre, pero las cuentas me encantan. Recuerdo mirar boquiabierto de niño la tele, viendo a un tipo con gafas frente a una pizarra llena de  filas de números a sumar. De repente el presentador de turno accionaba un cronómetro y aquel personaje empezaba, a la velocidad del rayo, a repasar de arriba abajo la operación. “Brrurrgrreurrrgrrrreeuuurrre, cuatro, bbbtreegrrrruggarrroorr, ocho…” (literalmente esos eran los ruidos). Fascinante. También tengo grabada a fuego la escena de los palillos de Rain man, del resto de la película no me acuerdo de nada, pero lo de los palillos “esturreaos”, alucinante. Se rumorea que en aquella época metieron en formol a Tom Cruise y lo sacan de tanto en tanto para hacer un Mission Impossible. Ciertamente es la única explicación coherente para que entonces el tipo tuviera 15 años más que yo y ahora sea al revés. 

lunes, 30 de marzo de 2015

Controlar el aire consumido

Una brisa de aire… que hace volar los billetes de tu bolsillo

Cuando hablamos de eficiencia energética y monitorización de consumos, lo primero que nos viene a la cabeza es el consumo eléctrico de los equipos. Nos esforzamos en tener registrados los consumos de la maquinaria, climatización, iluminación… e intentamos aplicar acciones de mejora para reducirlos. Hay no obstante otros consumos que se pueden optimizar y uno de ellos sería el de aire comprimido. No es algo a lo que a priori se preste demasiada atención por aquello de “ojos que no ven…”, pero es que aunque no lo veamos, el aire utilizado en una empresa supone un coste importante. No es por el aire en sí mismo, que de ser así todos estaríamos soplando en bolsitas para venderlas al mejor postor, es por el coste derivado de los compresores asociados. 

lunes, 23 de marzo de 2015

Servos que cantan por bulerías

Intentando eliminar los ruidos generados por resonancias mecánicas.


Igual os habéis encontrado en alguna ocasión con máquinas que integran servomotores que al ser
alimentadas y los servos energizados empiezan a chillar como gorrinos en el día de la matanza. Uno de los motivos de esa escandalera puede ser la entrada en resonancia de la mecánica. Aún sin ser experto en la materia, hoy os voy a explicar cómo podemos intentar resolver esta situación en el caso de servomotores Panasonic con ayuda del software Panaterm (os recuerdo que es gratuito y que se puede bajar de la zona de descargas de la web de Panasonic). Si alguno de vosotros está versado en el tema y quiere aportar algo en los comentarios, invitados estáis.

lunes, 16 de marzo de 2015

La virtud del torpe

Ningún equipo es malo si se usa en el lugar indicado

Yo soy de los que le gusta pensar que ninguna persona es de naturaleza incompetente, simplemente lo pueden parecer en función del cargo que ocupan. A lo que me refiero es que algunas personas tienen ocupaciones que no casan con su perfil y eso les hace parecer ineptos. Es una pena en realidad que no estén desempeñando la labor adecuada y no puedan demostrar cuan virtuosos son. Por ejemplo, mirad a Paquirrín, como deportista de élite no, pero como actor (véase Torrente no sé que parte) o cantante, vale su peso en oro, y eso es mucho oro. Vale, quizá he patinado con el ejemplo, pero lo que cuenta es el “conceto” como diría Manquiña. 

lunes, 9 de marzo de 2015

La triste historia


-Hola de nuevo. ¿Qué piensas hacer esta vez?-


Primera hora de la mañana del lunes. Todavía es pronto y hasta que David no tome el segundo café no se quitará de encima la pereza del cambio de rutina del fin de semana. Por suerte, acaban de llevar a casa del cliente la máquina en la que llevan meses trabajando y aunque esta semana empiezan un nuevo proyecto, estos primeros días estarán alejados del estrés y la presión de cuando el final del plazo de entrega está cerca. 

Hoy disfrutará del bocadillo. Hubo buen partido ayer y toca debate y cachondeo con los compañeros. Antes de eso, como de costumbre, recibe en el teléfono un pequeño video que le manda su mujer de la entrada a la guardería de su pequeña. Un “te quiero papá” algo difícil de entender y un saludo con la mano a la cámara es lo único que necesita para dibujar una sonrisa y meditar por un segundo que éste será un buen día. 

Para hoy, su obligación principal será definir el material eléctrico que necesitará la nueva máquina para empezar a lanzar los pedidos a los proveedores. No será difícil, el diseño es prácticamente idéntico al de los últimos realizados y no tendrá que romperse mucho la cabeza. En todo caso pensar cómo reducir algo más los costes. Desde arriba están muy pesados con este tema y no quiere que vuelvan a llamarle la atención. 

A media mañana y ya absorto totalmente en sus obligaciones, empieza a ver agitación en la zona de oficinas próxima al despacho de gerencia. No logra entender lo que están hablando, pero todos tienen un semblante serio e incluso puede apreciar como la responsable de administración derrama inmóvil algunas lágrimas mientras escucha hablar al jefe de ventas. 

Pasan algunos minutos, que aunque escasos, parecen horas dilatados por el nerviosismo de la incertidumbre, hasta que un compañero pone al corriente a David de lo sucedido. Al parecer, una llamada de un cliente reciente ha informado del fallecimiento de un operario mientras manipulaba una de las máquinas que habían entregado meses atrás. 

Una desgracia decían, un trágico incidente. Parecía mentira lo rápido que la información fluía de un departamento a otro con multitud de detalles de relevancia cuestionable en muchos casos. Que si era nuevo en el puesto, que si no había completado el curso de formación… David se quedó con que estaba casado y que tenía un hijo pequeño. Le hubiese interesado saber exactamente la edad del niño, ya que un doloroso ejercicio de empatía no hacía más que mostrarle en su cabeza la imagen de su hija diciendo adiós con su mano. 

En cualquier caso, debía despejar su mente para volver al trabajo. Otros debían ser los desafortunados en lidiar con la situación. Volvió a los catálogos que tenía abiertos para definir los componentes del nuevo proyecto y llegados al autómata, empezó el recuento de entradas para dimensionar el equipo. 2 entradas de encoder, 5 inductivos, 12 fotocélulas, 2 barreras de seguridad… de seguridad. 

Le pareció notar que el corazón saltó un latido. Tiempo suficiente para recordar la reunión en la que decidieron prescindir de los módulos homologados que montaban habitualmente acompañando a las barreras. Como elemento prescindible lo listaron junto a más material en un ejercicio de “racionalización de componentes”. No les pareció un tema relevante si lo visible seguía estando y lo invisible parecía seguir funcionando, aunque fuera pasando a través de una electrónica inapropiada. Algunos sabían que no era lo correcto, pero nadie reprochó con demasiada insistencia. 

David se quedó pálido mirando la foto del autómata en blanco y negro en aquel catálogo que tantas veces había repasado. Después de unos segundos de tener la mirada fija en la fotografía de un modo en el que ya no le aportaba información alguna, aunque sin llegar al extremo de obviar que se trataba de una jugarreta de su mente, se encontró a sí mismo escuchando el discurso mudo de un autómata que le miraba y le decía: 

- Hola de nuevo. ¿Qué piensas hacer esta vez?

lunes, 2 de marzo de 2015

Comprar un coche como ejemplo de adquisición de maquinaria.

Una visión ¿inverosímil?


Negociación inicial con Concesionario MI COCHE.

- Me interesaría comprar un coche.
- Pues le recomiendo éste. Incorpora 6 airbags y ABS para su seguridad y la de su familia. Así como…
- ¿Precio?
- 21.000€ en su versión estándar.
- Ok. Ya hablaremos.
- Pero ¿no le interesa conocer los resultados Euro NCAP de seguridad…? -iba diciendo el vendedor a la espalda del potencial cliente mientras se alejaba-

Negociación inicial Concesionario HOGAR DEL CAR.

- Me interesaría comprar un coche.
- Hoy por hoy, una buena opción sería este modelo híbrido con el que ahorrará un 30% de combustible al año y además…
- Ya, ya. ¿Precio?
- 23.500€
- Ciao bambino, tengo la información que necesitaba.

Negociación inicial con Concesionario T-TY-MO (antes conocido como concesionario TET-IMO y antes TE_TIMO directamente).

- Me interesaría comprar un coche.
- ¿Qué precio quieres?
- Lo más bajo posible
- ¿Y qué quieres que tenga?
- Lo básico. 4 ruedas, un volante.
- 5.000€. Pago por adelantado.
- Yeeepa! Trato hecho.

El día de la entrega…

- Aquí tiene el encargo que nos hizo
- Pero esto no es lo que tenía en mente.
- Es exactamente lo que pidió. 4 ruedas, un volante y lo más barato posible.
- Pues no me vale. Habrá que incluir un motor, espacio para más ocupantes…
- Ese tipo de modificaciones con el coche ya fabricado no son nada baratas. Prepararé un presupuesto.

Días después.

- Aquí tiene.
- ¿20.000€? Es una barbaridad.
- Es lo que cuestan las modificaciones. Ah y pago por adelantado.
- Y ¿lleva motor híbrido, airbag, ABS?
- No, eso incrementaría el coste considerablemente.
- Ya no me puedo tirar atrás, proceda.

A la entrega.

- Ya tenemos listo el coche. Al final se ha llevado más tiempo de lo previsto y ha supuesto un sobrecoste del 10%. En cualquier caso, aquí tiene. Hemos podido integrar un motor y tiene espacio para más ocupantes.


- Le dejo copia de la factura. Serán 5.000 por el diseño original, 20.000 por las modificaciones y 2.000€ por partidas imprevistas. 27.000€ en total de los cuales ya abonó 25.000. Un placer haber tratado con usted. Da gusto negociar con compradores profesionales. (Y se fue silbando)

Moralejas podríamos sacar varias de esta historia sin pies ni cabeza.

1. Antes de comprar algo. Especifica bien tus requerimientos.

2. El precio es un factor primordial, pero no el único. Valora todos los beneficios implícitos. 

3. Desconfía de aquella oferta que por económica destaque demasiado entre sus competidoras.

4. Revisa el historial de tu posible proveedor antes de confiar en él.

Por suerte y para nuestra tranquilidad, una situación así jamás la encontraríamos en la adquisición de maquinaria industrial… ¿no?

lunes, 23 de febrero de 2015

Incorporar videos en la nube a nuestra máquina

Como usar videos útiles en nuestras máquinas sin ocupar espacio en el PLC ni depender de tarjetas de memoria

Hola a todos otra vez. En el post de hoy toca una nueva guía sencilla de esas paso a paso, para en este caso, poder integrar vídeos en nuestra máquina sin ocupar espacio de almacenamiento en el autómata. Lo cierto es que no es una práctica muy habitual lo de añadir vídeos en los autómatas, pero puede ser un recurso interesante para ayudar a tareas de mantenimiento, cambios de formato o puestas en marcha. Aquí cada uno debe poner de su imaginación para sacarle provecho, ya que yo me centraré en la parte más mecánica. 

lunes, 16 de febrero de 2015

Espaciando las acciones de mantenimiento en sensores de fibra óptica

El post de hoy será de interés para aquellas personas que deban lidiar con aplicaciones de detección con fibra óptica en entornos en que la suciedad afecte regularmente a la detección. En estos casos lo que nos encontraremos es que el embrutecimiento del sensor obliga a realizar tareas regulares de limpieza para evitar fallos en la detección. Hoy veremos un procedimiento para espaciar en el tiempo en la medida de lo posible esas tareas de mantenimiento. 

lunes, 9 de febrero de 2015

Los fantasmas no existen... al menos en la industria


Who you gonna call?

Una buena historia de misterio le gusta a todo el mundo. Sucesos extraños, comportamientos aparentemente paranormales que harían salivar a Iker Jiménez. Entradas que se activan sin sentido, motores que se mueven a su libre albedrío, comunicaciones... que no comunican. Todo eso está muy bien si no te pasa en una de las máquinas que acabas de poner en marcha. En ese caso, si se alarga demasiado la agonia, pasas miedo, pero del de verdad. Hoy solo quiero recordarte lo que ya sabes: Los fantasmas no existen. 

lunes, 2 de febrero de 2015

Proteger el sensor láser en ambientes hostiles

Una aplicación típica para un sensor láser de medida del estilo del HG-C de Panasonic es utilizarlo como elemento que nos ayude en el posicionado de herramientas. Básicamente se utiliza para medir la distancia de la superficie a trabajar y posicionar la herramienta en el punto óptimo. El problema puede venir cuando la ubicación del sensor es demasiado próxima a la zona de trabajo y el proceso normal desprende material o “chispas” que pueden deteriorar el equipo. 

Hay una solución sencilla que podemos usar y que nos evitará tener que cambiar el sensor con demasiada frecuencia. El emisor láser, de luz roja en estos casos, puede atravesar sin demasiadas dificultades los objetos transparentes como el vidrio. Por lo tanto, poner un vidrio por delante del sensor no debería impedir que éste “viera” la superficie a medir y nos servirá como escudo que protegerá el equipo ante proyecciones. Además, en cualquier caso será mucho más fácil y económico de sustituir llegado el momento. 

lunes, 26 de enero de 2015

Mejor un viaje que muchos

Optimizar el modo en que transferimos datos

Cuando niño, pese a la insistencia de mi madre en denominarme “niño fuerte”, la realidad es que estaba más redondo que Naranjito. Era un “gastamuelas” de cuidado y eso se podía comprobar en mi forma de actuar. Por ejemplo, los quicos (maíz tostado para los puristas) me encantaban y yo aplicaba mi propio mecanismo de consumo. Eso de abrir la bolsita, coger unos pocos, llevarlos a la boca y repetir el proceso no era para mí. Era ineficiente a todas luces. Mejor abrir bien el envase y volcar en mi boca todo el contenido posible de una vez (limitado principalmente por la elasticidad de mis mofletes). Cualquiera hubiese dicho que daba el perfil de programador. 

Stopppp… programadores enfurecidos. No me refiero a que el perfil de programador sea el de un ansioso zampabollos, quiero decir que tenía una tendencia a la optimización. Pues bueno, programador no fui (al menos profesionalmente), pero ciertamente alguna correlación podremos encontrar entre aquello y algo muy común en la programación de autómatas, el intercambio de datos entre dispositivos. Veremos que es mejor intercambiar muchos datos de golpe que poquito a poco. 

lunes, 19 de enero de 2015

Películas, componentes, máquinas… todo es fidelizar después de todo


Hace un tiempo decidí ver con mi hija la película de Regreso al futuro. Está bien que sepa que hay un mundo más allá de Violetta y era una excusa perfecta para rememorar mis años mozos y verla yo por enésima vez. Como no podía ser de otra forma, le gustó. Así que semanas después toco la segunda parte y también la disfrutamos (que por cierto, el futuro de la película corresponde al año 2015 y todavía me tengo que atar los cordones y chuparme atascos… en tierra). Todavía nos queda la última, pero no creo que quede defraudada. Así, pensando en la clásica saga, no puedo afirmar más que “lo bien hecho, bien hecho está aunque pasen los años”. Puedo decir que soy un consumidor fiel del producto y que además lo voy recomendando a mis allegados. Y no me cabe duda, si el día de mañana estrenan una secuela no tendrán más que enseñarme la foto de un DeLorean para tenerme haciendo cola en el cine. El mejor reclamo comercial será la experiencia satisfactoria obtenida en anteriores ocasiones. 

lunes, 12 de enero de 2015

Combinar medidores de energía con pantallas táctiles

Aumentar un poco el coste del hardware para conseguir un buen número de nuevas prestaciones. 

Hola a todos. Ya estamos de vuelta estrenando año y buenos propósitos que ya veremos si somos capaces de cumplir. En este primer post y aprovechando la coyuntura de la temida cuesta de enero he decidido volver a hablar de un tema relacionado con el ahorro, la eficiencia energética. En anteriores entradas ya hemos tratado el tema y os presenté la que sería la mínima expresión de medición y registros de consumos, la utilización del mismo medidor también como datalogger. Hoy os propongo una configuración algo más ambiciosa y resultona pero sin llegar a la envergadura y costes de una completa aplicación de equipos en red con adquisición y análisis remoto de los datos. 
cookieassistant.com